Como reducir el estres de tu mascota cuando va al veterinario

Los controles periódicos ayudan a detectar de manera precoz las posibles enfermedades que pueda padecer tu mascota, pero sabemos que para ella no resulta muy agradable acudir a su centro veterinario.

Es muy difícil eliminar al 100% la ansiedad de tu perro o tu gato, pero te vamos a dar una serie de consejos que te ayudarán a mantenerlo más calmado en su visita a la clínica veterinaria.

Si vienes en coche, debes acostumbrar primero a tu mascota al transportín y al vehículo. Procura hacer viajes con ella, que el coche no signifique una visita al veterinario. Busca un transportín estable y déjalo en casa, para que tu mascota se acostumbre a su presencia. Te recomendamos también que coloques una manta que huela a ti y algún juguete dentro del transportín.

Lo mismo ocurre con el coche. Ve poco a poco haciéndole a la idea de que el coche no es un mal lugar. Entra al vehículo, pasa un par de minutos con tu mascota. Salid, volver a entrar y, esta vez, encended el motor. Otro día prueba a dar paseos cortos. Así hasta que tu mascota se acostumbre. Te recomendamos llevar a tu mascota en ayunas para evitar mareos.

Si el camino a la clínica veterinaria lo hacéis andando, tu perro seguramente no tenga síntomas de estrés, pues está acostumbrado a ir a la calle; pero, tu gato posiblemente se estrese. Puedes envolver el transportín con una sábana para reducir los estímulos que le ponen nervioso, como los ruidos y los coches.

Evita la hora de máxima afluencia del veterinario y, si te encuentras a muchos pacientes esperando, procura ponerte en el lugar más tranquilo que veas. No sujetes bruscamente a tu mascota y permítele que olisquee lo que quiera. Recompensa su buena conducta con premios.

Una vez en casa, permite que se impregne de su aroma. Si has utilizado un transportín, límpialo para que no quede rastro de olor a la clínica y así no asocie el transportín al veterinario.

No esperes a ver mal a tu mascota para traerle a nuestra clinica veterinaria Las Rozas. Pide cita previa para tus revisiones periódicas.