4 medidas para evitar la leishmaniosis

La leishmaniosis es una de las enfermedades caninas más frecuentes en España. Se produce cuando un mosquito portador del parásito pica al perro y le inocula la leishmania. No hay una cura todavía y los síntomas de la enfermedad son diversos.

Los síntomas de la leishmaniosis van desde la diarrea, conjuntivitis, úlceras en el borde las orejas, heridas que no sanan y fatiga hasta la atrofia muscular, el aumento del tamaño de los ganglios, la cojera, e incluso puede causar la muerte.

Tampoco existen vacunas ni medicamentos que impidan que tu mascota se contagie, pero sí puedes evitar exponer a tu perro al mosquito. Te damos 4 consejos para mantener la leishmaniosis alejada de tu mascota:

 Protege a tu perro con collares y pipetas antiparasitarias entre mayo y octubre. Los mosquitos flebótomos se encuentran básicamente en los meses de más calor.

 Estos mosquitos suelen esconderse en grietas y oquedades durante el día y, salir al anochecer, especialmente en zonas que presentan cierta humedad como estanques, pantanos y ríos. Por ello, comprueba que tus paredes sean lo más lisas posibles y pon mosquiteras en las ventanas.

 Permite a tu perro dormir en el interior de la casa en verano o adecúa su zona de descanso, por ejemplo, pintando con pintura especial la caseta.

 Utiliza insecticidas eléctricos o trampas con luz ultravioleta para que los mosquitos no se acerquen a tu propiedad. Los dispositivos antimosquitos que funcionan con emisores de ultrasonidos no son eficaces con los mosquitos flebótomos, causantes de la leishmaniosis.

 No acumules escombros o restos vegetales en casa, ya que son lugares perfectos para la cría de estos mosquitos.

Te recomendamos, por otro lado, realizar un test de leishmaniosis a tu mascota una vez al año. La detección precoz de la enfermedad es la mejor manera de controlarla. Consulta tus dudas con nuestro veterinario Las Rozas y pide cita ahora para realizar un test de leishmaniosis a tu perro.